Lo que una estrella del cine mudo decidió decir cuando tuvo que hablar.

“El gran dictador”, la primera película en la que Chaplin habló… para gritar contra el fascismo.

6 Minutos de lectura.

Sé que mucha gente estaréis familiarizados ya con el famoso discurso, pero aquí aporto un poco de “background” a la historia.

En algún momento de la década de 1930, Charlie Chaplin y el cineasta francés René Clair vieron El triunfo de la voluntad, la película de propaganda nazi de Leni Reifanschal de 1935, que incluso los críticos contemporáneos admiten a regañadientes que es una obra maestra del cine.

Clair estaba profundamente disgustado por la película nazi. Creía que tenía tanta fuerza propagandística que pensaba que podía tener el poder de convertir a millones de personas al fascismo. Se dice que Chaplin encontró la película divertidísima. El Triunfo de la Voluntad, a los ojos de Chaplin, documentaba lo absurdo de los rituales arrogantes del fascismo de los discursos de pisoteo y de histeria.

Chaplin decidió hacer la antítesis de esta película: una parodia de la política nazi que, sin embargo, trataba con ternura la difícil situación de sus víctimas. Por casualidad, el rodaje comenzó cuando estalló la segunda guerra mundial en septiembre de 1939.

A pesar de su desprecio por el fascismo, la seriedad de lo que estaba en juego no se le escapó. Para Chaplin, la película era muy personal. Chaplin vio que con el fascismo se engañaba a los pobres para que creyeran que el nacionalismo y el racismo era la respuesta a sus problemas. Simpatizaba con los pobres porque él mismo había sufrido inmensas dificultades.

De la pobreza a la riqueza

Charles Spencer Chaplin es una de las historias más extraordinarias de la historia moderna. El escritor, actor, compositor, director y empresario nació en Londres en 1889 de manos de los pequeños intérpretes Hannah y Charles padre.

Sus padres se separaron y Ana cayó en la pobreza cuando su carrera como cantante terminó. Charlie asistió a una escuela para indigentes cuando era niño y a la edad de siete años fue enviado a Lambeth Workhouse, una institución para indigentes que ofrecía alojamiento a cambio de trabajo servil.

Pero después de haberse formado como pudo, en los años treinta, había dominado la forma de arte silencioso con su famoso sombrero “bombín” y era escéptico con respecto a las películas sonoras porque temía que las suyas no se tradujeran.

El Gran Dictador

Chaplin y Adolf Hitler nacieron con sólo cuatro días de diferencia, y Hitler, con su distintivo bigote de cepillo de dientes, se parecía a la persona de Chaplin Tramp. A pesar de la inmensa popularidad de Chaplin en Alemania, su comedia fue condenada por los nazis, que lo describieron como un “asqueroso acróbata judío”.

Habiendo visto el Triunfo de la Voluntad y la forma en que el fascismo estaba destrozando Europa, Chaplin ya no podía permanecer en silencio sobre la política mundial. Su respuesta al fascismo iba a ser su primer “talkie” (cine sonoro).

A Chaplin se le aconsejó que no lo hiciera, pero su independencia financiera le permitió correr el riesgo que los estudios de Hollywood no querian asumir. “Estaba decidido a seguir adelante”, escribió en su autobiografía, “porque hay que reírse de Hitler”.

La película tardó dos años en escribirse y un año en rodarse. La historia -escrita por Chaplin- sigue a un “barbero judío” sin nombre y héroe de la Primera Guerra Mundial y al dictador racista Adenoid Hynkel que se hace cargo de la ficticia nación centroeuropea de Tomanía.

El oprimido Barber, que es muy similar al personaje de Chaplin Tramp, y Hynkel tienen un extraño parecido (ambos interpretados por Chaplin) y gran parte de la comedia proviene de una identidad equivocada. (El hecho de que Hitler y Chaplin se parecieran tanto no se perdió en la audiencia.)

La película resultó ser polémica. Estados Unidos estaba en paz con la Alemania nazi y una sátira tan mordaz de la potencia extranjera provocó una reacción violenta.

En la escena final el barbero judío, gracias a su parecido con Hynkel, se encuentra en un podio para dar un discurso a las masas de Tomania. Tiene que dar un discurso o será descubierto y llevado de vuelta a un campo de concentración.

En este momento, Chaplin parece romper con el personaje y dirigirse a la audiencia de la película. Su conmovedor discurso condena el fascismo y el nacionalismo – “hombres máquina, con mentes y corazones máquina”- y propone una fraternidad de la humanidad para un futuro mejor.

Aquí está. ¿Estás preparado para ello?

Desplome…

Su franqueza política, que por fin llegó a la pantalla de cine, despertó la sospecha del FBI, que creía que era un simpatizante comunista. La vida romántica de Chaplin era notoriamente tormentosa. Una breve aventura con la actriz Joan Barry a principios de la década de 1940 resultó ser su perdición.

El FBI lo nombró en una serie de acusaciones relacionadas con su aventura que podrían haber llevado a la cárcel. También estuvo involucrado en una disputa legal sobre la paternidad del hijo de Barry, la cual negó.

Chaplin se defendió contra las acusaciones y críticas del FBI y del Comité de Actividades Antiamericanas de la Cámara de Representantes, pero la publicidad negativa, alimentada por las acciones del FBI de J. Edgar Hoover, había dañado irrevocablemente su reputación.

Algunas cosas son demasiado importantes como para dejarlas sólo a los políticos.

Finalmente se le prohibió entrar a los Estados Unidos en 1952, víctima de las cacerías de brujas McCarthyistas. El actor se instaló en Suiza con su cuarta esposa, Oona O’Neil (hija del dramaturgo Eugene) con quien tuvo ocho hijos.

Caza de Brujas en Hollywood

La reputación de Chaplin ha sido restaurada desde los años 60. El cómico vuelve a ser reconocido como un maestro de su arte, pero también como un verdadero artista que arriesgó su carrera por sus convicciones.

Su discurso de esperanza y libertad puede haber hecho estallar la fantasía y haber caído de bruces sobre su público de entonces, pero su público sabe ahora que algunas cosas son demasiado importantes como para dejarlas sólo a los políticos. Este es un discurso que hará eco a través de las generaciones.

Chaplin y Einstein. Diálog ente genios en la presentación de la película “Luces de la Ciudad” (1931).

Curiosidades

  • Chaplin también consideró protagonizar una biografía de Napoleón, un proyecto que le había interesado de forma intermitente desde la época del cine mudo.
  • El idioma que emplea Hinkel en sus discursos no es alemán sino una jerga improvisada por Chaplin.
  • El gran dictador fue prohibida en España hasta la muerte de Franco en 1975.
  • Un fugitivo de la Alemania de Hitler, que había trabajado en el Ministerio de Cultura, dijo a Chaplin que Hitler hizo traer una copia de la película y la vio dos veces en privado. Chaplin siempre comentó que “hubiera dado cualquier cosa por saber lo que dijo Hitler cuando la vio…”.
  • Las películas de Charlie Chaplin ya fueron prohibidas en la Alemania nazi debido a la creencia errónea de que era judío.
  • Después de estudiar a Hitler ampliamente, Chaplin lo declaró uno de los más grandes actores que había visto nunca.
  • La película recibió cinco nominaciones a los Oscar en la ceremonia de 1940 pero finalmente no obtuvo ninguno.
  • Cuando la película comenzó a producirse en 1937, casi nadie pensaba que el nazismo fuera una amenaza y se convirtió en la primera película sátira anti-nazi.
  • Charles Chaplin y Adolfo Hitler nacieron en la misma semana de abril en 1889.
  • Fue la primera película totalmente sonora de Chaplin.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s